Enfermedad Sinusitis aguda, la sinucitis, causas incidencia factores de riesgo
Cinusitis sintómas,tratamiento,expectativas,pronóstico complicaciones....

Sinusitis aguda.

Infección de los senos paranasales; infección sinusal

Definición 

La sinusitis se refiere a la inflamación de los senos paranasales y, generalmente, las causas son una infección viral, bacteriana o micótica.

Los senos paranasales son espacios llenos de aire situados alrededor de la frente, las mejillas y los ojos que están recubiertos de membrana mucosa. Los senos paranasales saludables son estériles (es decir, no contienen bacterias ni otros organismos) y abiertos, lo que permite que la mucosa drene y que el aire circule.

Cuando los senos paranasales se inflaman, se bloquean de mucosa y se pueden infectar. Cada año, más de 30 millones de personas (adultos y niños por igual) sufren de sinusitis.

La sinusitis puede ser aguda (con una duración de 2 a 8 semanas) o crónica, con síntomas que perduran por mucho más tiempo.


Causas, incidencia y factores de riesgo   

La sinusitis puede derivar de alguna de las siguientes condiciones:

Los pequeños orificios (ostia) de los senos paranasales hacia la nariz se bloquean.
Los pequeños pelos (cilios) en los senos paranasales, que ayudan a drenar la mucosa producida normalmente, no están funcionando en forma apropiada.
Se está produciendo demasiada mucosa.

Cuando los orificios de los senos paranasales se bloquean y se acumula la mucosa, esto facilita en gran medida el desarrollo de bacterias y otros organismos.

La sinusitis generalmente se da después de infecciones respiratorias tales como resfriados o una reacción alérgica. Algunas personas nunca sufren sinusitis, mientras que otras la desarrollan con frecuencia.

Entre las personas más propensas a desarrollar sinusitis están las que sufren de fibrosis quística o tienen un sistema inmunológico debilitado (por ejemplo, personas con VIH o aquellas que están bajo quimioterapia).

Otros factores de riesgo asociados a la sinusitis son:

Asma
Abuso de descongestionantes nasales (al contrario de aliviar la congestión, cuando se utilizan demasiado frecuentemente o por períodos muy prolongados, estos medicamentos empeoran los problemas)
Tabique nasal desviado, espolón óseo nasal o pólipos 
La presencia de un cuerpo extraño en la nariz
Nadar o bucear frecuentemente
Arreglo dental
Embarazo
Cambios de altitud (volar o escalar)
Contaminación del aire o humo del tabaco
Enfermedad por reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés)
La hospitalización, especialmente si la razón es debido a trauma craneal o se ha necesitado insertar una sonda a través de la nariz (por ejemplo, una sonda nasogástrico de la nariz al estómago)

La fibrosis quística es una de tantas enfermedades que impiden que los cilios funcionen apropiadamente. Otras enfermedades como ésta que incrementan los riesgos de la sinusitis incluyen el síndrome de Kartagener y el síndrome de inmovilidad ciliar.

Síntomas   

Los síntomas clásicos de la sinusitis aguda usualmente se presentan después de un resfriado que no mejora o uno que empeora después de 5 a 7 días de tener los síntomas. Estos incluyen:

Congestión y secreción nasal.

Garganta irritada y goteo posnasal (una sensación de moco que baja por detrás de la garganta, particularmente de noche o cuando se está acostado)
Dolor de cabeza (descrito generalmente como un dolor de presión), dolor detrás de los ojos, dolor en los dientes o sensibilidad facial.
Tos que generalmente empeora por la noche.
Fiebre (puede estar presente)
Mal aliento o perdida de la capacidad de oler.
Fatiga general y sensación de malestar general.
Los síntomas de la sinusitis crónica son los mismos de la sinusitis aguda pero tienden a ser más leves y a durar más de 8 semanas.

Signos y exámenes   

El médico evalúa la sinusitis:

Con la percusión sobre el área sinusal. La sensibilidad puede indicar infección.
Iluminando los senos paranasales (llamado transiluminación). Si están oscuros, indica una posible inflamación.
Otras pruebas que se pueden considerar son:

Examinar los senos paranasales a través de un endoscopio de fibra óptica.
Ultrasonido
Radiografía de los senos paranasales
Cultivo del material de la nariz
No obstante, estos exámenes son relativamente insensibles para detectar la sinusitis y a menudo se consideran innecesarios.

Una TC de los senos paranasales es un examen mucho mejor para ayudar en el diagnóstico de la sinusitis. Si se sospecha que la sinusitis está relacionada con un tumor o con una infección micótica, puede ser necesaria una IRM de los senos paranasales.

Si se padece de sinusitis crónica o recurrente, serán necesarias pruebas de laboratorio adicionales para buscar un trastorno subyacente. Esto puede incluir la prueba de cloro en sudor para la fibrosis quística, pruebas de la función ciliar, exámenes de sangre para VIH u otros exámenes de inmunodeficiencia, pruebas de alergia o citología nasal (revisión de las células en la secreción nasal).

Tratamiento   

Se recomienda tomar las siguientes medidas para reducir la congestión sinusal:

Utilizar un humidificador
Utilizar solución salina nasal varias veces al día
Inhalar vapor de 2 a 4 veces por día (por ejemplo, sentarse en el baño con la ducha abierta)
Beber mucho líquido para diluir la mucosa

Aplicar paños húmedos y calientes en la cara varias veces al día
Es importante tener mucho cuidado con los descongestionantes nasales de venta libre (que no requieren receta) que pueden ser de ayuda inicialmente. No obstante, utilizar descongestionantes nasales tópicos (aerosoles) más allá de 3 a 5 días puede empeorar la congestión nasal.

También, para el dolor o la presión sinusal:

Evitar temperaturas extremas, cambios bruscos de temperatura e inclinarse hacia delante bajando la cabeza.
Ensayar con acetaminofén o ibuprofeno.
Evitar volar cuando se está congestionado.
Si las medidas de cuidados personales no están funcionando, el médico considerará recetar medicamentos que requieren prescripción, exámenes adicionales o remisión a un otorrinolaringólogo.

Los aerosoles nasales con corticosteroides también se pueden utilizar para disminuir la hinchazón, en especial en pacientes cuyas estructuras, como los pólipos nasales, se encuentran hinchadas o sufren de alergias. Entre estos medicamentos bajo prescripción médica se encuentran la fluticasona (Flonase), la mometasona (Nasonex) y la triamcinolona (Nasacort AQ).

El tratamiento con antibióticos se orienta a curar la infección particular que está causando la inflamación sinusal. Entre los antibióticos comunes están: ampicilina, amoxicilina, trimetoprima con sulfametoxazol (Bactrim), Augmentina, cefuroxima o cefprozil.

También se pueden utilizar otros antibióticos, dependiendo del tipo de bacteria. La sinusitis aguda debe tratarse por 10 a 14 días, mientras que la sinusitis crónica debe tratarse por 3 a 4 semanas.

Puede que se requiera una cirugía para limpiar y drenar los senos paranasales, en especial en aquellos pacientes que presentan crisis recurrentes de sinusitis a pesar del tratamiento médico. El otorrinolaringólogo puede realizar esta cirugía.

La mayoría de las infecciones por hongos requiere una intervención quirúrgica. Por último, la reparación quirúrgica de un tabique desviado o de pólipos nasales puede evitar que la condición se vuelva a presentar.

Expectativas (pronóstico)  

Generalmente, las infecciones sinusales se curan con los cuidados personales y con atención médica. Si se sufre de ataques recurrentes, se debe evaluar al paciente para buscar causas subyacentes (como pólipos nasales o algún otro problema estructural).

Complicaciones   

Aunque es muy raro, se pueden dar complicaciones que incluyen:

Osteomielitis: diseminación de la infección a los huesos de la cara.
Meningitis: diseminación de la infección al cerebro.
Celulitis orbital: diseminación de la infección al área alrededor del ojo.
Formación de abscesos.
Coágulos de sangre.

Las bacterias que causan la sinusitis pueden desarrollar resistencia a los antibióticos comúnmente utilizados para tratar infecciones. Esto hace que sea más difícil encontrar el tratamiento adecuado para una infección en particular.
Situaciones que requieren asistencia médica    Volver al comienzo

Se debe buscar asistencia médica si:

Los síntomas perduran por más de 10 a 14 días o se padece de un resfriado que empeora después de 7 días.
Se padece de un dolor de cabeza severo que no se alivia con los medicamentos de venta libre (sin prescripción médica).
La secreción nasal es espesa y verde o amarilla.
Hay fiebre.

Todavía se sufren los síntomas después de haber tomado todo el régimen de antibióticos.
Una secreción verdosa o amarillenta no necesariamente es indicio de una infección sinusal o de la necesidad de antibióticos.


Prevención  

La mejor manera de prevenir la sinusitis es evitando o tratando rápidamente la gripe y los resfriados:

Vacunarse anualmente contra la influenza.
Lavarse las manos frecuentemente, particularmente después de darle la mano a otros.
Comer mucha fruta y vegetales, que son ricos en antioxidantes y otros químicos que pueden reforzar el sistema inmunológico y ayudar al cuerpo a resistir infecciones.
Reducir el estrés.
Algunos consejos adicionales para prevenir la sinusitis:

Evitar exponerse al humo del tabaco y la contaminación ambiental.
Utilizar un humidificador para incrementar la humedad en la nariz y áreas sinusales.
Beber bastante líquido para incrementar la humedad en el cuerpo.
Tomar descongestionantes cuando se tiene una infección respiratoria de las vías superiores.
Tratar alergias inmediata y apropiadamente.



» http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000647.htm


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas

» pj


Tecnologia Rie.cl V2010